La práctica hace al maestro y encuentra su swing

En todos los deportes que se desee practicar, primero hay que empaparse un poco de la teoría, sudar un poco la camiseta y después practicar una y otra vez.

En el golf las cosas no son diferentes.

Si quieres aprender a tener un buen swing y codearte con los jugadores del club, entonces debes saber cómo llegar y pararte en el green.

El golf es un deporte que requiere pulir una técnica, conocer sus reglas, prepararse físicamente para soportar las 4 horas que llega a durar un juego, saber qué palo usar en cada caso, mantenerse cómodo durante la jornada, estar hidratado y mantenerse en el juego para divertirse también.

Así que parte de una buena preparación es el entender la función de cada palo, para saber cuál usar en cada ocasión.

Entre los diversos palos y el reglamento existe una cláusula que indica que no puedes llevar más de 14 palos en tu bolsa en un juego.

Y como principiante, tampoco es recomendable que uses tantos, ya que primero habrá que aprender cuáles son los tipos de palos, aprender a usarlos, ya que cada uno tiene su para qué y cuándo usarlos, y ya después elegir los mejores para un juego.

Lo más recomendable para iniciarte en el mundo del golf es tomar clases con algún especialista.

Él te guiará por este mundo y comenzará a darte el primer acercamiento en cuanto al reglamento, como a los diversos artefactos y nomenclaturas acordes al golf.

Conforme avanzas en tus lecciones, notarás qué tanta potencia tienes con cada palo con respecto al swing que vayas adquiriendo e identificarás la distancia que alcanzas con cada uno de ellos.

118481_100000big3

Ahora bien, parte de las lecciones es que practiques con dos tipos de palos, los cuales se dividen en dos grandes bloques, los que se denominan de madera (aun cuando no estén hechos de la misma) y los de hierro (que les pasa lo mismo).

A su vez cada palo tiene un número y su principal característica es su largo y su alcance, que más o menos tiene un promedio de 10 metros entre número y número. Este promedio varía de acuerdo a la potencia del jugador.

Desde la concepción de esta particular herramienta del golf, los palos se diseñaron para que, a través de la fuerza del swing, se lleve a la bola lo más lejos, de ahí la importancia de un buen swing.

Por lo tanto, para un jugador novato, es importante comenzar con los palos con numeraciones altas, como el 6, 7 y 8, en los cuales se alcanza en promedio distancias de 140, 130 y 120 metros respectivamente, mientras que uno del número 9 te permite hacer golpes de unos 110 metros.

Aquí la relevancia es el practicar y determinar de acuerdo a tu swing qué distancia alcanzas con cada palo y ver si mantienes esa consistencia. Ese es el reto… ir más lejos y saber la distancia que alcanzarás.

Esto te permitirá hacer tus cálculos y destinar los palos que usarás, ya que sabes tu propio alcance con cada uno.

Obviamente, esto te lo dará la práctica y la constancia.

Con esta información, llegar a una de las tiendas de golf en México para armar tu propio equipo; te será de lo más sencillo, porque ya cuentas con la parte teórica y con la práctica.

Así que buena suerte.

loading
×