La innovación no solo recae en una idea de producto… también puede serlo en la forma de publicitarlo

Con tantas marcas y productos en el mercado, resulta tedioso para los clientes ver tanta publicidad y para los comerciantes, es una lucha diaria para permear en las mentes y gustos de su cliente objetivo.

Es aquí cuando en necesario recurrir a estrategias casi ninjas. Sabemos que el mundo del marketing ha evolucionado e incluiso han surgido nuevas formas de publicidad, pero hay estrategias que siguen siendo infalibles.

Una de ellas son el uso de los jingles… esas tonadas pegajosas que bien hechas, penetran la mente de tu audiencia. Estos siguen siendo ejemplos de innovación que trascienden los años y las tendencias.

Como la mayoría de los métodos de publicidad efectivos, un jingle debería decirle al mundo lo que tienes para ofrecer que tus competidores no tienen.

Como una canción memorable y que llama la atención, el tipo correcto de jingle mejorará lo que tu compañía tiene para ofrecer una verdadera innovación .

Un buen jingle se atascará en las cabezas de los oyentes, pero también hará una declaración sobre lo que hace que tu compañía sea única.

Un buen jingle dejará un mensaje duradero que permanecerá con los clientes potenciales mucho después de haberlo escuchado por primera vez.

Además de mejorar el conocimiento de la marca, al crear un mensaje que se quedará en la memoria de un oyente, los jingles tienen otro propósito crucial: atraer clientes.

Un jingle inteligente, único y memorable puede crear un vínculo con un oyente, lo que te hace sentir una conexión emocional con tu marca, tus productos y tus servicios.

Cuando tu jingle es agradable de escuchar y está lleno de información vital que los oyentes desean saber, puedes crear fácilmente una nueva base de clientes con unas pocas líneas de canciones simples.

Como un método de publicidad que ha resistido la prueba del tiempo, los jingles ofrecen muchas ventajas a los comercializadores que están dispuestos a dar el paso.

Como un método simple y clásico de publicidad, los jingles se asocian a tu marca con una fuente de información, proporcionando una forma memorable para que tus clientes aprendan más sobre lo que tienes que ofrecer.

Si tu jingle es algo corto y dulce o un poco más largo y más informativo, el jingle correcto puede hacer una gran diferencia en tu estrategia publicitaria.

Los jingles pueden ser hechos de diferentes formas. ¿Debería rimar? ¿Debería contener el lema o eslogan de la empresa? ¿Qué hay sobre tratar de incluir una URL del sitio web o un número de teléfono?

Sin embargo, hay algunos consejos difíciles y rápidos sobre la creación del jingle.

La simplicidad es la más grande. Se trata de crear un jingle, no un resumen creativo completo o una valla publicitaria.

Ser claro y conciso es clave. Los oyentes no deberían tener que pensar demasiado para canturrear o recitarlo.

Otra necesidad es que sea pegajoso. Piense en aquél jingle de los Chocorroles Marinela de Grupo Bimbo  en tu infancia que seguramente aún la recuerdas y que indudablemente le pedías a tu mamá que te comprara esos ricos pastelitos.

¿Por qué funcionan los jingles?

El jingle correcto puede actuar como un gusano y convertirse en un sonido familiar y repetitivo que el cerebro almacenará y recordará.

De hecho hay un tipo de ciencia detrás de la creación del sonido correcto para una marca.

Los consumidores pueden reaccionar negativamente con su marca si su jingle es molesto, desagradable o perturbador.

A veces, al igual que con una canción favorita, incluso las primeras notas generarán activadores de memoria y la gente comenzará a cantar la canción automáticamente.

REFERENCIAS: Grupo Bimbo , YouTube y El Universal

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *